TinselCity

Nunca he sido muy aficionado a los comics del Juez Dredd. He leído algunos, sí, y conozco algunas cosas del personaje pero poco más. Nunca ha sido de mis favoritos. De 2000AD me gustaban algunos otros. La Balada de Halo Jones me parece entretenida… Rogue Trooper no da mucho de sí pero se deja leer un poco. En general 2000AD me parecía que tenía buenas ideas en ciencia ficción pero no me terminaba de atraer la forma de realizarlas.

En fin, el caso es que me acuerdo de Dredd ahora, pero no por él mismo, ni por los cómics tampoco. Me acuerdo por lo que es el juez en sí, y por cómo se comporta la gente.

La creación de Dredd se basa en dos ideas aparentemente encontradas. Por un lado, decían que el público respondía bien a los mensajes anti-autoritarios, por otro que respondía bien a las figuras de autoridad. Dredd es, así, un personaje que está diseñado de forma específicamente empática. Está hecho para traer al público, para que “conecte”.

Eso sí, hablamos de un público de principios de los ochenta que puede no parecerse (o sí) al actual.

Pero de algún modo… De algún modo me ha venido a la cabeza porque creo que describe muy bien una actitud actual, que cada vez se extiende más. Quizá precísamente por eso, porque es una actitud diseñada para ser empática: El anti-autoritarismo autoritario. La actitud de presentar “el sistema” (sea el que sea) como opresivo y oponerse a él. Pero ojo, no oponerse a él de cualquier forma, sino oponerse con una postura de mayor fuerza, incluso de mayor opresión. Es tomar el “Yo soy la ley” de Dredd, y levantarse uno mismo, con su opinión personal, por encima de la propia ley.

El caso típico es el del “linchamiento social”, en el que algunos se erigen, individualmente o como parte de un grupo 1), en portadores de “la ley”, que toma la forma que se prefiera (superioridad ética, moral, legal, lo que sea). Y no sólo en portadores sino en jueces, jurados y ejecutores. Me recuerda, en parte, a aquellas películas del lejano oeste en que el linchamiento era -por lo menos en las películas- la forma habitual de ajusticiar. En cierto modo Dredd es la misma figura del pistolero. La diferencia es que en las historias del lejano oeste el héroe pistolero efectivamente es la figura que representa (en principio) la rectitud moral. Hace “realmente” justicia: el héroe es tal porque realmente representa la virtud; si no, no sería héroe. De forma similar, Dredd representa la justicia por encima de todo. Por encima de otros asuntos morales o éticos.

Pero claro, Dredd es un personaje diseñado para ser subliminalmente empático. Es un personaje hecho para que, tanto si estás de acuerdo con sus ideas como si no, algo de su postura es fácil que quede. Es ese sentimiento de que si tú estás convencido de que tienes razón, tú mismo puedes aplicar la justicia. En nuestros tiempos esto va ligéramente matizado con el apoyo de un grupo. Si estás convencido de tener razón y os juntáis un grupo (de un tamaño indefinido) con esa misma idea, entonces no sólo estáis capacitados para hacer la reclamación que queráis reclamar, también estáis capacitados para aplicar vosotros mismos la justicia que corresponda.

Es decir, que lo que veo que gana popularidad en internet 2) es el linchamiento. Y esto es un error, es un paso atrás. Porque lo que subvierte Dredd, lo que nos engaña para hacerle empático, es que si hemos dejado la aplicación de la justicia en manos de un sistema es precisamente para evitar el linchamiento popular y el “Yo soy la ley”.

Boh, en fin… Igual un día podría limpiar todo esto y escribir algo con sentido sobre el asunto… O quizá no xD

1)
porque lo de ser muchos siempre lo hace más fácil, claro
2)
¿solo en internet o también en el mundo real?